QUEMADOS: AMLO CULPABLE

Por Oscar Garza Bello

Aunque circulan teorías conspiratorias que culpan a AMLO de deliberadamente provocar la explosión que mató a los huachicoleros de Hidalgo, en lo personal, creo que AMLO es culpable, pero no por “ordenar” que se generara una explosión, sino por negligencia criminal creando las condiciones políticas y operativas para generar una tormenta perfecta.

Primero analicemos los aspectos técnicos de la tragedia. Les comentaré un antecedente personal que es relevante. Cuando la tragedia del 9/11 en Nueva York y Washington, DC, un servidor se encontraba viviendo y trabajando en los Estados Unidos. En fechas posteriores a la tragedia, se dieron casos de cartas enviadas a políticos contaminadas con el virus del ántrax. La paranoia en ese país estaba a flor de piel. Eso hizo que varias compañías contrataran a expertos de seguridad para reforzar las medidas de protección de sus instalaciones, y entrenar a su gente para detectar posibles amenazas. Mi compañía contrató a un militar en activo, miembro de los Marines, experto en explosivos. Nos enseñó cómo detectar cartas, paquetes, artefactos y sustancias que pudieran ser explosivos, inflamables, o contaminados con sustancias letales, y qué hacer y no hacer si estamos frente a uno de estos objetos. Algo muy importante que se debe evitar al estar cerca de material explosivo o inflamable, es llevar puesta ropa que acumula electricidad estática, pues una chispa puede generar una explosión o incendio.

Otro dato técnico importante es que cuando se detecta una fuga en un ducto de combustible, la instrucción es de cerrarlo inmediatamente para detener la merma y facilitar la reparación. Sin embargo, aun cerrado un ducto, el combustible acumulado puede continuar parcialmente fugándose debido a que el hidrocarburo acumulado en el ducto sigue derramándose por horas debido a la gravedad.


¿Por qué afirmo que AMLO es culpable de la tragedia por negligencia criminal? En un país civilizado en el que se respeta la ley, cuando hay una fuga de combustible la gente se aleja del lugar para evitar ser víctima de un accidente. Y si hay ladrones de combustible, la sociedad espera que las fuerzas del orden como los militares y la Policía actúen con todo el rigor de la ley, e incluso hagan uso de la legítima fuerza de ser necesario para impedir el ilícito y proteger a la gente. Sin embargo, AMLO les ha dado a nuestras fuerzas del orden la instrucción de no responder a las agresiones del “pueblo bueno”, por lo que incluso militares han sido privados de la libertad, golpeados, torturados y hasta han perdido la vida a manos de la masa salvaje.

Por otro lado, AMLO ha sido para sus seguidores, un mal ejemplo de conducta criminal y de total irrespeto a la ley y las instituciones. Ha incendiado pozos petroleros. Ha sido regente del entonces D.F. sin cumplir los requisitos de ley. Ha bloqueado avenidas por horas y hasta por meses. Ha violado resoluciones de tribunales. Ha lanzado a turbas de vándalos a causar hurtos y destrozos en propiedad privada. Ha llamado a no pagar los adeudos a la CFE en Tabasco. Y hasta les ha dicho a sus babeantes seguidores: “Si están muy necesitados, agarren, agarren, está permitido. Estoy hablando con obispos y pastores para que ya no sea pecado”. Además, el populista dijo también que “el estado no actuará contra quienes cometan ilícitos por necesidad”.

¿Y qué hicieron pobladores de Tlahuelilpan, Hidalgo ante ese pésimo ejemplo? Pues hicieron lo que su mesías les dijo que podían hacer: “agarraron y agarraron” sabiéndose impunes porque el Estado no actuaría contra ellos. Sin embargo, como eran huachicoleros de oportunidad y no profesionales, desconocían las medidas básicas de seguridad y, lo más probable, es que algunos de ellos llevaran ropa que acumulaba electricidad estática y se produjo una chispa que desató la tragedia.

No podemos darle el beneficio de la duda: AMLO es culpable de la tragedia, punto.

SOBRE EL AUTOR: Oscar Garza Bello es economista, consultor de negocios, financiero y fiscalista. Graduado Licenciado en Economía por el ITESM, Master en Administración Pública por la Universidad de Harvard, y Master en Administración de Negocios por la Escuela Kellogg de la Universidad Northwestern. Se ha desempeñado profesionalmente en los sectores privado, no lucrativo, la academia, y los 3 niveles de gobierno.

https://www.facebook.com/OGarzabello/

Twitter: @OGarzabello

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *