+++ LAS PIFIAS DE ESTEBAN MOCTEZUMA +++

Por Oscar Garza Bello

Como Claudio X. González bien lo dijo respecto al gobierno de AMLO, “van de ocurrencia en ocurrencia y de pifia en pifia”. Y en tan solo una semana, Esteban Moctezuma no solo tuvo una pifia sino dos.

Antes de abordar las pifias del flamante Secretario de Educación, me voy a permitir relatar una experiencia personal. Conocí a Esteban Moctezuma durante la campaña presidencial de Ernesto Zedillo, cuando tuve un muy breve contacto con su equipo pues ellos manejaban la estrategia electoral del candidato. En ese entonces, era yo muy joven, pero ya pequeño empresario con una compañía de encuestas de mercado y diseño de estrategias de marketing, y con conocimiento de causa por haber devorado muchísimo material respecto a la elaboración de campañas políticas.

Mi impresión de Moctezuma dejó mucho que desear desde el principio. Su inteligencia no me convenció a pesar de tener la confianza de Zedillo, economista con fama de inteligente y eficiente. La campaña era desorganizada, sin objetivos claros, ni conocimiento del manejo del marketing político. Lo más que pudieron lograr, es que los votantes reconocieran a Zedillo, pues la mayoría de los mexicanos no sabían ni quien era. Pero después de lo que se gastó en medios masivos, era obvio que por más errores que cometieran, la gente reconocería al candidato del PRI. En resumidas cuentas, Moctezuma no me convenció intelectualmente, ni como operador político.

Meses más tarde, me encontraba trabajando en Quintana Roo con quien sería mi maestro en la política, Don Carlos Cardín, quien fuera director de FONATUR, presidente municipal de Benito Juárez-Cancún, y presidente de la Gran Comisión del Congreso del Estado de Quintana Roo. Poco después, se anuncia que Moctezuma sería el Secretario de Gobernación de Zedillo. No podía yo creer que un hombre de tan pocas luces fuera nombrado responsable del segundo cargo político más importante después del de Presidente de la República.

Ante mi incredulidad, quise preguntar su opinión a Don Carlos Cardín, y lo hice en el tono más neutro posible para evitar sesgar su respuesta. El viejo zorro sonrió con malicia y me dijo (lo recuerdo perfectamente): “Esteban no dura ni un año, yo lo conozco bien”. Queriendo que ampliara su respuesta le pregunté por qué, y él contestó: “Para llegar a Gobernación tienes que estar ya muy corrido, con mucha experiencia política, y Esteban nunca se ha golpeado, no tiene la madurez ni el colmillo necesarios”. Sus palabras fueron proféticas pues Moctezuma duró solo unos cuantos meses.

Después de su efímera y patética actuación como fallido Secretario de Gobernación, Moctezuma mantuvo un perfil bajo. Años mas tarde, como premio de consolación, Zedillo pudo colarlo como Senador plurinominal. Ante su falta de oficio político, no supo tejer alianzas hacia el interior del PRI, por lo que al final de su período en el Senado, se vio obligado a buscar acomodo en otra parte. Ricardo Salinas Pliego lo rescató ofreciéndole dirigir la Fundación Azteca, después de todo, Moctezuma había sido el que autorizó los millonarios pagos a TV Azteca durante la campaña de Zedillo.

Antes de las pasadas elecciones por la gubernatura del Estado de México, el PRI sabía que había caído en un grado tan grande de impopularidad y desprestigio, que no ganaría las elecciones presidenciales de 2018. Al PRI le quedaban 2 opciones, hacer un pacto secreto con el PAN, o con AMLO. El pacto debía ser secreto porque ningún partido en abierta coalición electoral con el PRI podría ganar la elección.

El PRI optó pactar con AMLO y le entregó el poder a cambio de impunidad, ¿por qué creen ustedes que AMLO ha dicho que no perseguirá a los corruptos del pasado? Si revisan las encuestas previas a la elección, AMLO tenía en las evaluaciones de empresas serías, poco más del 40% de la preferencia de los votantes. Solo pudo lograr una victoria con el 54% gracias al voto corporativo del PRI al que le ordenaron que sufragara por el mesías tropical.

Cuando el pacto PRI-AMLO dejó de ser secreto para los medios de comunicación alineados al gobierno de EPN, se les ordenó apoyar a AMLO. Salinas Pliego no perdió tiempo, insertó a Moctezuma dentro del equipo de AMLO para tener a un empleado suyo cerca del Presidente de la República, ¿ustedes creen que es casualidad que la distribución del dinero de los programas sociales de AMLO se manejará por medio de Banco Azteca?

Y es así, mis queridos lectores, como Esteban Moctezuma vuelve a ocupar un cargo de Secretario de Estado para el cual no está preparado. En manos de él, queda la educación de nuestro niños y jóvenes mexicanos, y, por ende, del futuro de la nación.

¿Pero qué “frutos” le hemos visto a Moctezuma en sus primeros días como flamante Secretario de Educación? Mencionaré los 4 más tristemente destacables:

1. Si recuerdan ustedes, AMLO habló de su plan de “descentralización” del Gobierno Federal que consiste en sacar a las secretarías de estado de la CDMX y moverlas a distintos estados de la República. De entrada, aquí vemos no solo la manifiesta estupidez económica de AMLO por el enorme costo financiero que eso implica, sino que se evidencia su total desconocimiento de la operación gubernamental. Lo que AMLO pretende NO se llama “descentralizar” sino “desconcentrar”. Descentralizar es traspasar funciones y poderes de una unidad central federal, a unidades estatales o regionales. Desconcentrar, que es lo que AMLO en realidad pretende, es mover físicamente fuera de la CDMX a las secretarías, e instalarlas en distintos Estados de la República, pero conservando todas sus funciones y poderes. Moctezuma siendo obediente a los irracionales caprichos del mesías tropical, anunció que, a partir del 1 de diciembre de 2018, comenzaría a despachar en Puebla a donde la Secretaría de Educación sería “descentralizada” por etapas. Y cumpliendo lo dicho, lo vimos haciendo el ridículo en una foto que circuló en los medios, donde Esteban aparece solo, en una oficina prestada y con muebles vacíos, con su computadora portátil, mientras que todo el resto de la secretaría permanece en CDMX.

2. Otro “fruto” del flamante secretario, es el dudoso honor de haber sido cómplice en el vil asesinato de la Reforma Educativa, uno de los logros rescatables del corrupto sexenio de Peña Nieto. Con ese asesinato se le paga a Elba Esther Gordillo y al sindicato de maestros, por su complicidad en la llegada al poder del mesías tropical.

3. Entre los “frutos” llegamos al turno de las pifias. En el proyecto de reforma educativa que AMLO quiere imponer, se eliminó la fracción VII del artículo tercero constitucional, que reconoce la autonomía universitaria. El legislador Juan Carlos Romero Hicks, curtido experto en asuntos parlamentarios, se dio cuenta e hizo público el hecho. De inmediato Esteban Moctezuma salió a enfrentar el ridículo con una justificación más ridícula todavía, alegó que todo fue “un error en la captura mecanográfica”. ¿Habrá sido esto en realidad una pifia, o será otro intento del mesías tropical para destruir todo poder que le haga contrapeso?

4. Para finalizar hablaré de la segunda pifia, misma que cuando me la contaron, yo mismo tuve dificultad en creer que fuera cierta, y pensé que tal vez había sido una declaración sacada de contexto. Pero no, yo mismo subestimé la incapacidad de Esteban Moctezuma, al verificar la nota y ver la entrevista completa que la servil Carmen Aristegui le hizo al secretario, pude comprobar que lo que me contaron, es tristemente cierto. En dicha entrevista, Moctezuma afirmó que, en la iniciativa educativa del gobierno federal, “se vale y se debe copiar” porque se promoverá la enseñanza colectiva. Esteban no entiende el concepto del aprendizaje colectivo que se basa en el trabajo en equipo. Un servidor estudió su Master en negocios en la Escuela Kellogg de la Universidad Northwestern, catalogada como una de las 5 mejores del mundo, y pionera en este tipo de sistema de aprendizaje entre las escuelas de negocios. Por esa experiencia categóricamente afirmo que el trabajo en equipo no se basa en copiar, se basa en dividir el trabajo y que cada miembro del equipo contribuya con su parte en el desarrollo de un proyecto académico en el que todos aprenden de los demás. Moctezuma prostituye el concepto y lo equipara con copiar, eso equivale a desarrollar estudiantes deshonestos y haraganes, ¿por esto votaron los que le dieron el triunfo a AMLO?

++++ POR FAVOR C O M P A R T E +++

SOBRE EL AUTOR: Oscar Garza Bello es economista, consultor de negocios, financiero y fiscalista. Graduado Licenciado en Economía por el ITESM, Master en Administración Pública por la Universidad de Harvard, y Master en Administración de Negocios por la Escuela Kellogg de la Universidad Northwestern. Se ha desempeñado profesionalmente en los sectores privado, no lucrativo, la academia, y los 3 niveles de gobierno.

2 comentarios

  1. Como mexicana no concibo tantas y tantas decepciones, de un gobierno que no tiene idea de lo que es gobernar una nación como la nuestra, que la educación es el pilar de nuestra niñez y juventud para forjar hombres de bien, se ve y se siente un panorama muy oscuro, que otra ocurrencia seguirá.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *