Bitcoin: La salvación a la hiperinflación en Venezuela.

Desde la época antigua el ser humano ha utilizado diferentes formas para cuantificar la riqueza, para intercambiar productos o servicios. El Dinero.

En tiempos actuales hablar de él es un tema TABU y por ello mucha gente no sabe cómo funciona, ni que es lo que le da el valor.

A resumidas cuentas y sin entrar en muchos detalles, el dinero no es otra cosa más que un medio de transferencia de valor de A a B, pero el valor se le asigna por medio de un banco central que es el que designa más o menos cuanto puede comprar dicho dinero. El Banco central calcula cuanto poder económico tiene una nación por medio del Producto Interno Bruto, antes se usaban las reservas de oro para poder decir cuánto vale tu dinero. Pero ahora se hace por medio de la capacidad de producción de una Nación.

Si el PIB es de X y tienes 100 billetes, el valor se reparte  entre los 100 billetes, pero si imprimes 200 billetes pero el valor de X sigue igual, entonces ocurre una depreciación.

En el Caso de Venezuela el PIB valía X y como no tenían una forma de regular la impresión de billetes en lugar de producir más y hacer que el PIB tuviera más valor, imprimían más billetes. Con eso llevaron a que su moneda cada vez valiera menos. Pero aparte se utilizó un método de producción ineficiente, las empresas privadas fueron expropiadas por el estado, un ejemplo de ella fue CEMEX entre otras (si Cemex empresa mexicana que tenía una filial en Venezuela).

El estado entre otras cosas se caracteriza por la burocracia excesiva e ineficiencia. Si no, para muestra un botón. PDVSA tiene una cantidad de puestos de trabajo exagerada y que son supervisores de los supervisores de áreas de trabajo que ni siquiera producen. Esto solo para poder darle trabajo pagado a los familiares de los mismos burócratas.

Total que Venezuela cayó en una hiperinflación tan alta que le han tenido que quitar 5 ceros a su moneda para poder maquillar la tan desastrosa economía que tiene. Su dinero se volvió obsoleto.

Y lo peor de todo es que los controles del estado llegan hasta con el libre flujo del dinero, su población no puede comerciar con dólares libremente ya que el control cambiario internacional es limitado por el estado a cierta cantidad al año por ciudadano.

 

Para estas alturas más de alguno puede pensar que esto fue culpa de un bloqueo económico perpetrado por el imperio Estado Unidense, pero nada más alejado de la realidad. Estados unidos es el principal comprador de petróleo de Venezuela y aunque si tiene intereses económicos en el país no necesita de una guerra o de un golpe de estado para comprar el petróleo. Las sanciones económicas apenas comenzaron en Enero de 2019.

La cuestión es que desde hace años el ciudadano de a pie en Venezuela ha sufrido la carencia de la hiperinflación y la estatización de las empresas y el problema de escasez que esto conlleva.  Pero la información que cura llego para el pueblo Venezolano del lugar menos pensado, “EL INTERNET”

En la desesperación la gente empezó a buscar en el internet formas de ganar dinero que no estuvieran limitadas por el estado, y encontraron algo primero en los video juegos donde podían hacer tareas virtuales y revender objetos virtuales a personas de otros países. Las garras del gobierno Venezolano no podían llegar al internet. Pero había un problema. Como hacer llegar ese dinero ganado en el extranjero y poderlo gastar en Venezuela.

Los pagos se hacían en dólares pero el gobierno por su límite cambiario si mandabas remesas a Venezuela, esta era convertido al precio que quería el gobierno y no al que el mercado pedía. Pero la solución llego por medio de otra herramienta del internet.

BITCOIN

Los venezolanos conocieron la cryptomoneda y empezaron a transaccionar con ella porque se podían saltar los controles cambiarios impuestos por el mismo gobierno. Esto les daba libertad de transacción tanto para fuera del país, como para comerciar internamente. Siendo un resguardo efectivo contra la superinflación que se vivía en Venezuela para aquellos lugares. 

Después conocieron la minería de bitcoin, les permitía generar ellos mismos la cryptomoneda aportando poder computacional a la red blockchain y resolver los problemas transaccionales de la misma y recibiendo recompensa de minería. Como el coste energético en Venezuela es muy pequeño, era mucho mayor la ganancia. 

 

Obviamente esto al gobierno no le gusto y empezó a tomar medidas en el asunto, primero empezando por conocer lo que era la cryptomoneda y después inventándose una propia creyendo que el pueblo seria lo suficientemente tonto como para caer en sus juegos. Pero los usuarios de las cryptomonedas no cambiarían para nada sus Bitcoins en PETROS, que fue la cryptomoneda apócrifa que se sacó de la manga el régimen de Nicolás Maduro.

 

Además al régimen no le gusto que los ciudadanos tuvieran libertad monetaria y lo primero que hizo para recuperar el control fue limitar las empresas de minería acusándoles de robarse la electricidad para ellos beneficiarse de ello sin aportar al país. Se llegaron a incautar cientos de equipos de minería que les daban libertad a los empresarios de bitcoin en Venezuela.

Pero aun así los esfuerzos del gobierno Venezolano por evitar que bitcoin cumpla su función fueron en vano. La cryptomoneda sigue existiendo muy a pesar de los muchos gobiernos que no la quieren.

 

Actualmente en Venezuela hay comercio activo dentro del país con el exterior con bienes virtuales o con bienes físicos en Amazon por medio del bitcoin. Y a pesar de todo siguen sufriendo porque el libre comercio de bienes, como la comida, no llega a la gente porque el tipo de cambio sigue siendo controlado. Y aunque ahora con bitcoin pueden los venezolanos comprar las cosas, estas a veces brillan por su ausencia.  

Aun así el pueblo Venezolano no se ha rendido y encontraron en Bitcoin un aliado poderoso contra el imperio de Nicolás Maduro.

Si te gusto este artículo no olvides compartirlo en tus redes sociales, esto nos ayudaría muchísimo. Si quieres saber más de bitcoin, te invito a que navegues en la página donde encontraras artículos al respecto.

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *