AMLO: El peor diplomático del mundo.

Hace unos días el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador emitió una carta hacia la corona española solicitando una disculpa pública por las atrocidades cometidas en tiempos de la conquista, esto para llegar a una reconciliación y una celebración a los 500 años de la conquista.

   Hasta aquí la corona española no se había promulgado al respecto, pero el presidente no se quedó tranquilo eh hizo un video en el cual expreso el hecho citado anteriormente. La corona española entonces emitió un tajante mensaje diciendo firmemente que no se disculparía.

¿Cuál fue el error diplomático en esta instancia?

Para poder limar asperezas y evitar confrontaciones en los tratados bilaterales hay que equilibrar las potestades de cada nación y honrar con ello las posturas de cada una hacia “el tema a conciliar”. Con esta premisa la acción de solicitar perdón debe ser de carácter privada y de no conocimiento al público ya que dejarías en evidencia al otro gobierno y le quitarías el equilibrio al acto dejando en una posición incómoda al que se disculpase.

Un gobierno o corona se disculpara siempre y cuando el acto engrandezca a su estatus dentro de la comunidad internacional como un acto de humildad que se entienda fue por razonamiento propio. Como lo han hecho ya otros gobiernos e incluso la iglesia católica con respecto a la inquisición. Al ser solicitado de forma pública, lo único que ocasiona es que la disculpa sea obligada la cual en primera instancia el gobierno mexicano no tiene ni el poder ni la injerencia para obligar y/o exigir. 

En el carácter de disculpa viene la autorreflexión la cual al ser solicitada y en carácter público, no se llega por mérito propio si no por obligación la cual le quita el único balance que podría beneficiar en este caso a la corona española ante la comunidad internacional. Por lo tanto la corona llega a la conclusión de no tener que disculparse porque demeritaría la propia autoridad sobre sí misma como gobernante al ceder ante exigencias de carácter público de un mandatario a otro.

La diplomacia es un equilibrio de beneficios mutuos entre gobiernos. No puedes quitarle el único beneficio inherente a la disculpa obligando o forzando la situación. En lugar de ser conciliación será obligación y eso demerita la disculpa, además que si accediese la corona seria como una doblegación ante el mandato de un extranjero. De ahí que la corona española respondió como lo hizo.

El error,  hacer pública la carta y la intención de la misma, aunque no se haya develado el contenido de la misma.

Pésima la estrategia elegida por AMLO si lo que pretendía era una reconciliación.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *